Facebook Audiomercados Twitter Audiomercados Youtube Audiomercados Linkedin Audiomercados
LOGIN

Login

Email
Password *
Recordarme

Reportajes

Powell tranquiliza a los inversores

El ascenso de las rentabilidades en el mercado de deuda ha hecho saltar las alarmas sobre un repunte de la inflación, pero los bancos centrales son conscientes de que el impacto económico de la pandemia ha dejado y seguirá dejando huella en la economía

Por eso, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aseguró en su testimonio ante el Comité Bancario del Senado que la inflación y el empleo se mantienen todavía muy por debajo de los objetivos del banco central de Estados Unidos, justificando así la necesidad de continuar con una política monetaria ultraacomodaticia, un mensaje que consiguió dar algo de tranquilidad a los inversores.

De hecho, a pesar del fuerte aumento este año en los rendimientos de los bonos que acompaña a una mayor preocupación por la inflación, Powell ha insistido en que las presiones de los precios siguen siendo en su mayor parte "suaves" y las perspectivas económicas "muy inciertas".

Ante esta situación, el banco central estadounidense se compromete a seguir comprando deuda al ritmo actual de 120.000 millones de dólares (80.000 millones en valores del Tesoro y 40.000 millones en deuda respaldada por hipotecas) hasta alcanzar el objetivo de máximo empleo e inflación del 2%.

Powell advirtió que si bien no deben subestimar los desafíos a los que se enfrenta la economía, los últimos acontecimientos apuntan a una mejor perspectiva para finales de año. Para que las previsiones se transformen en hechos, el avance en el proceso de vacunación ocupa un papel preponderante. El presidente de la Fed señaló que la recuperación vendrá de la mano de la evolución de la pandemia y la única barrera que hasta el momento está mostrando eficacia para su contención son las vacunas.

Las últimas previsiones con las que trabaja la Fed apuntan a un crecimiento económico para este año del 4,2%, frente a la caída del 2.4% registrado el pasado. Powell instó a los legisladores a aprobar el plan de estímulo demócrata por importe de 1,9 billones de dólares. De salir adelante, los expertos consultados por Bloomberg creen que el PIB podría aumentar hasta el 6%-7%.

Powell sigue apostando por una política pacientemente acomodaticia hasta el fin de la pandemia

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en un discurso virtual en el Club Económico de Nueva York, alertó de un panorama sombrío sobre el mercado laboral de Estados Unidos y dijo que se necesitará un apoyo político agresivo y continuado para volver a recuperar el pleno empleo.

Para cerrar esta brecha se requerirá una "política monetaria pacientemente acomodaticia" que adopte las lecciones del pasado. A pesar de que la economía de EEUU ha recuperado más de 12 millones de puestos de trabajo desde los primeros días de la pandemia, Powell insistió en que EEUU está "muy lejos" de la recuperación de su mercado laboral.

Es importante destacar cómo, aunque la tasa de desempleo ha descendido desde el 14,8% hasta el 6,3%, las nóminas no agrícolas sólo aumentaron en 49.000 en enero y destruyeron 227.000 empleos en diciembre. Todavía hay más de 10 millones de trabajadores sin empleo, una cifra que es 4,4 millones superior a la registrada en febrero de 2020.

Powell indicó además que la tasa de cabecera en lo que al desempleo se refiere ha "subestimado dramáticamente" el verdadero daño infligido por la pandemia, que incluye la mayor caída de 12 meses en la participación de la fuerza laboral desde al menos 1948.

Para hacer frente a las disparidades, la Fed ajustó hace seis meses su enfoque en el pleno empleo para convertirlo en un objetivo "amplio e inclusivo", de ahí que no empezará a subir los tipos de interés hasta que se cumpla dicha meta.

Un aspecto central de este enfoque es la voluntad de permitir que la inflación sea un poco más alta que el objetivo estándar de la Fed del 2% para la estabilidad de precios. Como ha repetido en varias ocasiones, ha mantenido su compromiso de mantener bajos los tipos de interés mientras la inflación sea baja

La novedad es que en esta ocasión se ha atrevido a poner una meta, "hasta que la economía llegue al máximo empleo con una inflación del 2%".

El jefe del banco destacó que son fundamentales unas políticas que pongan fin a la pandemia la antes posible. Unas ayudas que deben extenderse más allá de la pandemia.

El Bitcoin a la luna con la ayuda de Tesla y Elon Musk

El bitcoin se disparó hasta niveles históricos, alcanzando los 48.000 dólares, tras la noticia que conocimos ayer de que Tesla invertirá 1.500 millones dólares en Bitcoin y planea aceptar la criptomoneda como método de pago.  Hasta el punto de que esta noticia bomba, ha impulsado a otras criptos com Ethereum, polkadot o el litecoin.

La moneda digital subió casi un 8% hasta alcanzar los 48.216 dólares antes de recortar ligeramente sus ganancias. Ese repunte también es evidente en los futuros de bitcoin, con los contratos de abril superando los 50.000 dólares, lo que sugiere que los cortos están tirando la toalla y señalando que los operadores no lucharán contra el avance de las criptomonedas.

Los anuncios de Tesla han supuesto un auténtico terremoto para el mercado de criptomonedas, ya que es la primera gran empresa que compra bitcoins para su tesorería, pero podría no ser la última.

De hecho, el movimiento también ha impulsado la capitalización total del mercado de las 'criptos' hasta la marca récord de 1,350 millones de dólares, mientras otras 'altcoins' como el ripple también experimentan subidas de entre el 5% y el 10%. El dogecoin, la otra 'niña de sus ojos' de Musk crece un 13% este martes pero acumula un rally del 140% en la última semana.

Pero sin duda destacan los nuevos máximos históricos del ethereum. La segunda moneda de cifrado por capitalización de mercado ha dejado un hito en 1.760 dólares, después de disparase un 25% en la última semana.

En definitiva, Elon Musk se la ha vuelto a jugar al apostar fuertemente por el bitcoin, aunque lo cierto es que la inversión de Tesla en la criptomoneda no ha sorprendido demasiado, sobre todo tras los últimos movimientos y comentarios en Twitter del empresario, donde no ha dejado de alabar a la moneda digital.

Lo que ahora muchos se preguntan es si esta decisión hará que algunos inversores den la espalda a la automovilística, lo que podría afectar a su posición en el mercado.

Sin embargo, no está tan claro que los inversores vayan a dar la espalda a Tesla, sobre todo teniendo en cuenta su ascenso meteórico. En lo que va de año la firma de coches eléctricos sube un 23%, mientras cerró 2020 con una revalorización del 743%.