Facebook Audiomercados Twitter Audiomercados Youtube Audiomercados Linkedin Audiomercados
LOGIN

Login

Email
Password *
Recordarme

Reportajes

La curva del rendimiento se invierte en EEUU por primera vez en una década

Vuelve de nuevo además la preocupación sobre el crecimiento y el temor a que podamos estar ante una nueva crisis, con la curva del rendimiento en EEUU que se ha invertido por primera vez en más de una década, lo que en el pasado ha anticipado una recesión. En concreto el rendimiento del bono a 3 años ha superado al de 5 años por primera vez desde el año 2007, lo que podría anticipar también un cambio de ciclo en los mercados financieros y probablemente alimente también las expectativas de una relajación del ritmo de subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal tras el cambio de tono ofrecido por Jerome Powell la pasada semana.

Además, el diferencial de tasas entre los bonos a 2 y a 10 años se redujo a su menor nivel en más de una década, cayendo por debajo de 0,15 puntos porcentuales. Después de meses en los que la preocupación por la curva de retornos había menguado, su repentino aplanamiento del lunes podría interrumpir lo que se consideraba un fuerte consenso en la Fed de seguir subiendo las tasas en 2019.

El presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, aseguró que el organismo se encontraba ahora en un período "más desafiante" a medida que el crecimiento mundial se desacelera y partes de la economía estadounidense comienza a sentir el impacto del incremento de las tasas.

La curva "me dice que es prudente tener paciencia", afirmó Kaplan en Texas, donde se reúne con líderes empresariales y banqueros. Kaplan, un ex banquero de Goldman Sachs que dice observar la curva de retornos varias veces al día, señaló el lunes que el menor diferencial entre los bonos del Tesoro a 2 y 10 años refleja expectativas de un débil crecimiento mundial.

Junto a la reducción del "spread", economistas analizaban el lunes una serie de datos económicos dispares. Por un lado, un sondeo de gerentes de compras indicó que la producción manufacturera crecería, pero la misma encuesta mostró precios más bajos.

Además, una caída del gasto en construcción llevó a analistas a reducir sus pronósticos de la expansión del Producto Interno Bruto.

También el lunes por la mañana, el vicepresidente de la Fed, Randal Quarles, afirmó que el banco central, aunque "dependiente de los datos", sigue una estrategia de la que no se apartará por "cada vacilación" de las estadísticas económicas.

Dicha estrategia ha llevado a la Fed a subir gradualmente las tasas de interés, con el mercado esperando una nueva alza en diciembre y tres más en 2019.

"Debemos depender de los datos, pero no reaccionar a cada fluctuación de la aguja (...) Hemos descrito con todas nuestras herramientas de comunicación un camino que está bastante claro", dijo Quarles. "Estamos siguiendo una estrategia y teniendo en cuenta los datos y los cambios significativos en la dirección", añadió.

La curva de rendimientos se acentuó con fuerza tras la reunión de la Fed de septiembre, cuando subió las tasas y el "spread" entre la deuda a 2 y 10 años trepó desde 0,22 puntos porcentuales a 0,34.

Pero desde entonces, ha caído de forma persistente, especialmente desde mediados de la semana pasada. Ahora se ubica en su menor nivel desde julio de 2007, en víspera de una profunda recesión.

La UE espera cerrar un acuerdo sobre el Brexit el domingo

Los 27 embajadores nacionales de la Unión Europea intentarán finalizar el jueves un borrador de declaración sobre la futura relación entre el bloque y Reino Unido antes de la cumbre prevista para el domingo.

Reino Unido debe abandonar la UE el 29 de marzo de 2019, pero las partes aún deben aprobar un acuerdo de divorcio y las líneas generales de su nueva relación en el futuro. Los líderes de la UE esperan sellar el acuerdo en la cumbre del domingo.

La primera ministra británica, Theresa May, no pudo salvar todas las diferencias con la UE en las conversaciones que mantuvo el miércoles en Bruselas y dijo que volvería el sábado, con la esperanza de que una intervención de última hora sea suficiente para impulsar el acuerdo. 

El disputado territorio británico de Gibraltar es el mayor punto de conflicto, con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, mostrándose intransigente antes de las elecciones autonómicas en Andalucía. 

Subiendo la apuesta, diplomáticos alemanes dijeron a sus colegas de la UE en Bruselas que la canciller Angela Merkel no iría a Bruselas el domingo para ninguna negociación adicional, lo que significa que debe estar listo de antemano un texto.

"QUISQUILLOSOS"

Un diplomático dijo que se trataba de un mensaje dirigido tanto a Reino Unido, donde los planes de May fueron muy criticados desde dentro de su Partido Conservador, como a los propios "quisquillosos" del bloque, como España o Francia, que ha intentado lograr más garantías sobre el futuro acceso a las ricas aguas de pesca británicas.

Francia y otros países también han pedido mayores garantías de que Reino Unido no podrá colocar productos en el mercado único de la UE después del Brexit a precios más bajos por una rebaja de la normativa laboral o de competencia.

Por su parte, May también debe decidir una posible extensión de un período de transición posterior al Brexit, que según el bloque podría prolongarse como mucho hasta el final de 2022.

Reino Unido también quiere un comercio de bienes sin obstáculos después del Brexit, que la UE no permite sin seguir también sus normas sobre la libre circulación de personas y servicios.

Los embajadores de los otros 27 Estados miembros de la UE debían reunirse a las 1000 GMT en Bruselas para trabajar en el borrador de la declaración.

Esta declaración, que tiene más de 20 páginas, aún no se ha acordado ni publicado. Debe formar parte de un paquete junto con el acuerdo de retirada de Reino Unido, casi 600 páginas de un tratado legal, que fue publicado la semana pasada y que llevó a la dimisión de varios de ministros de May.

Antes de las cumbres más sensibles de la UE suele elevarse la presión, y es habitual que el bloque no cumpla sus propios plazos autoimpuestos. Sin embrago, los diplomáticos advirtieron de que cuanto más tiempo siga sin cerrarse el acuerdo del Brexit, mayor será el riesgo de que pueda venirse abajo.

Lo que debe saber sobre Gibraltar en las conversaciones sobre el Brexit

España ha amenazado con votar en contra de un acuerdo sobre la retirada de Reino Unido de la Unión Europea si no recibe garantías sobre la disputada península de Gibraltar.

A diferencia del tan discutido tema de evitar una "frontera dura" en la isla de Irlanda, no se ha dicho mucho públicamente sobre Gibraltar durante los tensos meses de conversaciones sobre el Brexit.

¿Por qué un país tan proeuropeo como España ha presentado una objeción en el último minuto, y qué impacto podría tener antes de la cumbre del domingo, cuando los líderes de la UE se reúnen para sellar el acuerdo del Brexit?

La pequeña península, un territorio británico desde 1713 y conocida por sus 30.000 residentes como "the Rock", es un importante objeto de polémica en las relaciones anglo-españolas. España siempre ha reclamado la soberanía sobre "el Peñón".

Gibraltar debe abandonar la UE junto con Reino Unido a finales de marzo, a pesar de que el 96 por ciento de su población votó en el referéndum de 2016 a favor de permanecer en la UE.

¿POR QUÉ ES UN PROBLEMA AHORA PARA MADRID?

La semana pasada, Madrid se había declarado satisfecha con un protocolo sobre Gibraltar, pero ahora dice que hay un problema con la parte principal del texto.

España dice que no tuvo conocimiento hasta hace unos días del artículo 184 del borrador del acuerdo sobre el Brexit, que se refiere a las negociaciones sobre la futura relación entre la UE y Reino Unido, y dice que es ambiguo sobre Gibraltar. 

¿QUÉ QUIERE ESPAÑA?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, dicen que el acuerdo de retirada y una declaración política que lo acompaña deben dejar claro que las negociaciones sobre la futura relación entre Reino Unido y la UE no se aplica a Gibraltar. Madrid quiere garantías de que sólo se pueda decidir sobre el futuro de Gibraltar en conversaciones directas con Reino Unido. 

¿POR QUÉ ES ESO UN PROBLEMA?

La elaboración del acuerdo provisional del Brexit ha llevado un año y medio de conversaciones difíciles. Los Estados de la UE están decididos a no abrir la Caja de Pandora ante la posibilidad de que Reino Unido y otros hagan más solicitudes para modificar el texto.

¿QUÉ DICEN LOS DEMÁS?

Diplomáticos en Bruselas dijeron que pensaban que Sánchez estaba tratando de ganar puntos antes de las elecciones autonómicas de Andalucía del próximo 2 de diciembre. Los diplomáticos dijeron que los líderes podrían resolver la cuestión e instaron a Madrid a no poner en riesgo todo el acuerdo del Brexit.

¿QUÉ PUEDE PASAR AHORA?

Según las normas de la UE, el tratado de retirada se adopta por mayoría cualificada y no por unanimidad, por lo que un solo Estado no puede bloquearlo. Sin embargo, los líderes de los 28 estados miembros menos Reino Unido querrían mostrar unidad en este asunto tan delicado desde el punto de vista político.

La primera ministra británica, Theresa May, viaja a Bruselas el miércoles para tratar de superar este y otros obstáculos pendientes en las conversaciones con el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Habrá más tiras y aflojas diplomáticos, con una reunión de los 27 representantes nacionales de la UE prevista en Bruselas para el jueves y otra de los principales negociadores de los líderes de la UE -o sherpas-, el viernes. Después se celebrará la cumbre del domingo.

Cualquier solución podría referirse al hecho de que en abril de 2017, la UE de 27 dio a la Comisión Europea pautas para las conversaciones sobre el Brexit que decían que ningún acuerdo entre Reino Unido y la UE sobre su relación posterior al Brexit podría aplicarse a Gibraltar sin un acuerdo específico entre Madrid y Londres.

Esfera Capital