Facebook Audiomercados Twitter Audiomercados Youtube Audiomercados Linkedin Audiomercados
LOGIN

Login

Email
Password *
Recordarme

Reportajes

El gobierno británico preocupado por si el sustituto de Carney es más “hawkish” y dificulta el apoyo durante el Brexit.

El ministro de finanzas de Reino Unido, Phillip Hammond, mantiene duras negociaciones con el Banco de Inglaterra en un claro intento por ampliar el mandato de Mark Carney algo más allá de junio de 2019. El temor es claro, que un teórico sustituto abogue por acelerar el ritmo de subidas de tipos mientras se certifica un Brexit que mantiene serias posibilidades de cerrarse sin acuerdo.

El proceso de relevo al frente del Banco de Inglaterra debería de afrontarse con algo más de normalidad. Mark Carney termina su mandato el próximo mes de junio de 2019, después de que aceptase extenderlo un año más en 2016, para mantenerse en el cargo al menos hasta que se hiciese efectivo el Brexit. Y ese es precisamente el problema, la salida de Reino Unido de la Unión Europea se hará efectiva en marzo de 2019, coincidirá casi en el tiempo con el mandato de Carney, y las todavía muchas opciones de que sea sin un acuerdo encima de la mesa ponen en perspectiva la necesidad de que la política monetaria continúe dando apoyo a la economía en caso necesario. Un mensaje que ha repetido casi hasta la saciedad el actual gobernador del organismo, retrasando incluso en el tiempo posibles subidas de tipos que el mercado daba ya por hecho ante los buenos fundamentales de la economía una vez que se va dejando atrás una de las peores crisis financieras que se recuerdan. Desde que llegó al cargo en el año 2013, Carney ha acometido dos subidas de tipos de interés, la primera en otoño de 2017, el primer movimiento al alza en 10 años, y el segundo el pasado dos de agosto, cuando la presión del mercado, que venía anticipando subida de tasas ya dos o tres reuniones consecutivas, se hizo ya insoportable y le forzó a elevar las tasas hasta el 0,75%, las más altas desde el año 2009. Eso sí, disfrazado de “dovish” en su discurso, en el que insistió en que deben de seguir dando soporte a la economía mientras se certifica el Brexit y alejando en el tiempo todo lo que pudo la próxima subida de tipos de interés. Esa línea en su discurso es precisamente la que no quiere perder el gobierno británico, temeroso a que alcance el poder de la política monetaria alguien de perfil más “Hawkish” que Carney, y ponga en marcha un ritmo de subida de tipos algo más acelerado como aguarda ya parte del mercado. Por eso, el ministro de finanzas, Phillip Hammond, estaría tratando de que alargase su mandato otro año más, y así asegurar que haya o no acuerdo, el Banco de Inglaterra continúe dando apoyo a la economía británica en su salida del club comunitario europeo.

EEUU y su guerra comercial siguen marcando el paso de los mercados.

Arranca el mes de septiembre con cierto pesimismo en las bolsas ante la posibilidad de que se recrudezcan las disputas comerciales a nivel global. China da por hecho que habrá pronto nuevos aranceles por valor de 200.000 millones de dólares y Europa se prepara para hacer frente a las tarifas sobre automóviles a pesar del acuerdo entre Juncker y Trump del pasado mes de junio.

Poco ha durado el optimismo en los mercados provocado por el acuerdo de la pasada semana entre EEUU y México, y que había insuflado un halo de esperanza ante los más escépticos ante la posibilidad de que, por difícil que parezca, puede llegar a ser pòsible negociar con Donald Trump e incluso alcanzar acuerdos con él. Canadá aparecía sin duda como el siguiente en la lista para tratar de cerrar definitivamente el NAFTA, pero las negociaciones se han enquistado porque el país norteamericano prefiere seguir en las actuales condiciones de incertidumbre que plegarse ante las demandas cada vez más ambiciosas del presidente republicano, lo que finalmente dio al traste con el esperado acuerdo, que no en vano todavía podría alcanzarse esta semana. Pero incluso en el mejor de los escenarios, los mercados afrontan este comienzo de mes con bastante pesimismo acerca de las disputas comerciales entre las dos mayores economías mundiales, China y EEUU, con la mirada puesta en la más que previsible entrada en vigor de nuevos aranceles norteamericanos sobre la importación de bienes chinos por valor de 200.000 millones de dólares. Una medida que ya adelantó el propio Donald Trump la pasada semana al tiempo que remarcó que no es aún el momento de volver a sentarse a negociar con representantes de Pekín, lo que ha devuelto el temor a que veamos una guerra comercial cada vez más dura con el efecto que eso podría suponer sobre el crecimiento económico global. El presidente republicano además añadió una nueva amenaza a su lista, la posibilidad de retirar a EEUU de la Organización Mundial del Comercio, por lo que considera como un trato siempre desigual hacia ellos en las diferentes cuestiones abiertas ante el organismo. Además, arremetió con más fuerza de lo habitual contra Europa, asegurando que sus prácticas comerciales son mucho peores incluso que las de China, pero siendo una región más pequeña, lo que ensombrece aún más si cabe las posibilidades de que siga vigente el pacto de no agresión alcanzado en Washington el pasado mes de junio con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. Existe cierto pesimismo de hecho en Bruselas ante la posibilidad de que la industria automotriz siga librándose de los anunciados aranceles que supondrían un serio retroceso en términos de ventas y empleos. Un informe del ministerio de economía alemán apunta hoy a que si Europa respondiese subiendo los aranceles recíprocos sobre automóviles norteamericanos hasta el 25%, el impacto positivo podría alcanzar los 7.000 millones de euros, lo que pone de relieve no ya que pueda o no ser negativo propiamente dicho entrentarse a Trump en materia comercial; sino que en Europa tienen claro que una guerra sin duda esta por venir. 

Donald Trump: Abandonaré la Organización Mundial del Comercio si no cambian las reglas"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha realizado una entrevista en exclusiva desde el despacho oval para agencia de medios Bloomberg y ha hablado de todos los frentes políticos que tiene ahora su administración

Leer más...

Esfera Capital