Facebook Audiomercados Twitter Audiomercados Youtube Audiomercados Linkedin Audiomercados
LOGIN

Login

Email
Password *
Recordarme

Reportajes

FCA le ofrece un acuerdo de fusión a Renault

Fiat Chrysler le ha ofrecido un acuerdo de fusión a Renault en un intento de cubrir con los gastos del desarrollo de alta tecnología y cambios regulatorios, creando la tercera empresa mas grande del sector automovilístico mundial.

Leer más...

La UE frena a los euroescépticos con los verdes y los liberales como grandes vencedores

La UE ha resistido el asalto de las fuerzas nacionalistas y eurófobas gracias al auge de liberales y Verdes en las elecciones al Parlamento Europeo de este domingo. El Partido Popular Europeo, vencedor de los comicios, y los socialistas, segunda fuerza, han perdido la mayoría absoluta que sumaban desde hace 40 años y necesitarán apoyo para contener a unos partidos euroescépticos que han logrado la victoria en plazas tan importantes como Francia, Italia, Reino Unido o Polonia.

La proyección de escaños publicada por el Parlamento al filo de la medianoche otorga 178 escaños al PPE (221 en 2014), frente a 152 de Socialistas y Demócratas (S&D), la segunda fuerza más votada (191 en 2014). Las formaciones euroescépticas suman 168 escaños, en torno al 25% de un hemiciclo de 751. Por su parte, el grupo liberal, rondaría los 108 diputados, lo que le permitiría convertirse en una bisagra imprescindible para una alianza entre conservadores y socialistas. Los Verdes, con 67 escaños, también aspiran a ese papel y se ofrecen ya como complemento para una mayoría estable.

El ascenso de las fuerzas euroescépticas se ha visto mitigado en algunos países (Alemania) y neutralizado en otros (Holanda y Austria), gracias, en parte, a una participación que se ha disparado al alza por primera vez en 40 años de elecciones al Parlamento Europeo. Pero las cuatro jornadas de votación han desencadenado una sacudida política de importantes dimensiones, con un Parlamento Europeo sin mayorías nítidas y con varios Gobiernos en el alero, entre ellos, el de Alemania.

A la anunciada dimisión de la primera ministra británica, Theresa May, tras la jornada de votación del jueves en Reino Unido se ha sumado este domingo el adelanto de elecciones en Grecia y la amenaza de bloqueo político en Bélgica tras las elecciones generales celebradas al mismo tiempo que las europeas. El mal resultado de los socialistas en Alemania también abre la posibilidad de un adelanto electoral en ese país.

La caída de la abstención, que marcó un récord del 56,2% en 2014, parece confirmar el efecto catalizador del Brexit, que ha destapado ante la opinión pública el riesgo real de desintegración de la unidad europea. La masiva afluencia en ciertos casos ha despejado los temores previos de Bruselas.

El atractivo de las urnas también ha aumentado considerablemente gracias a la personalización de algunas de las opciones en políticos de renombre continental, como el presidente francés, Emmanuel Macron, emblemático representante de las opciones proeuropeas, y el vicepresidente del Gobierno italiano, Matteo Salvini, como cabeza visible de la alternativa euroescéptica.

El resultado también revela el desgaste de las dos grandes familias políticas (democracia-cristiana y socialdemocracia), que han sido los pilares del proyecto europeo durante seis décadas. Los datos apuntan a una ajustada victoria del Partido Popular Europeo, que se habría impuesto por quinta vez consecutiva desde 1999. Pero su margen de maniobra se ha reducido y ni siquiera con la ayuda de los Socialistas y Demócratas podrán sumar una mayoría de más del 50% de los escaños.

Además, la derrota de Macron es especialmente significativa, porque el presidente francés había convertido la cita del 26 de mayo en una suerte de plebiscito sobre el proyecto europeo. El europeísmo entusiasta de Macron puede haber sufrido su primer batacazo en las urnas después de haber sido seriamente cuestionado por las protestas de los chalecos amarillos.

Game over para Theresa May

El obituario político de la líder 'tory' se ha escrito al menos una quincena de veces en los últimos seis meses. Pero ahora sí, ha llegado el momento de la verdad. El cuarto proyecto de ley de retirada, último intento con el que pretendía ejecutar el divorcio con el bloque después del rechazo de sus señorías a los tres anteriores, ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Dejar la puerta abierta a un segundo referéndum y a una unión aduanera temporal no solo ha supuesto un guiño fallido hacia la oposición, sino que también ha terminado de enterrarla entre sus filas y en su propio Gabinete.

La dimisión el miércoles de la influyente Andrea Leadsom, responsable de los 'tories' en la Cámara de los Comunes, es muy significativa. Y aunque May nombró de inmediato a Mel Stride como su sucesor para demostrar que no está dispuesta a rendirse, todo apunta a que el tiempo se le acaba.

May se entrevista este viernes con el presidente del Comité Parlamentario 1922, Graham Brady, y se espera que de esa reunión salga la fecha de su dimisión. La confirmación podría demorarse hasta el lunes, cuando se conozca el resultado de las europeas. Pero una vez tomada, podría ser una transición rápida.

Varios medios británicos anticipan que May está dispuesta a dimitir como líder conservadora el 10 de junio, tras la visita de Estado de Donald Trump, y a seguir temporalmente como Primera Ministra mientras dura la elección de su sucesor o sucesora.

El concurso para el liderazgo conservador, con Boris Johnson como favorito entre una larga decena de candidatos y candidatas, duraría previsiblemente de tres a cuatro semanas, de modo que a mediados de julio podría haber ya un nuevo inquilino en Downing Street.

Desde Bruselas, el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker lanzó un salvavidas a May y anticipó que Reino Unido puede verse condenado a una nueva extensión del Brexit con un cambio de líder. Los analistas dudan sin embargo de que May pueda resistir en Downing Street "con un sofá tras la puerta" más allá del domingo por la noche, cuando se confirme el desastre histórico de los conservadores en las europeas.

Se estima que dos de cada tres votantes a favor de la salida de la UE se inclinaron por el Partido del Brexit, según el último sondeo de BGM para 'The Independent' y que el partido de Nigel Farage, podría haber robado a los 'tories' hasta el 56% de los votantes, según los últimos sondeos.

Pero la gran pregunta es, ¿qué va a pasar con el Brexit? Todo apunta a que el proyecto de ley de retirada no será votado en la primera semana de junio. Se antoja complicado que haya cualquier avance antes del receso estival, por lo que sus señorías retomarán la agenda en septiembre con la misma crisis institucional que existe ahora mismo.

Por lo que, llegados a este punto, habría tres probabilidades: o se revoca el artículo 50 para cancelar el Brexit, o hay segundo referéndum o —la más probable— se celebran elecciones generales anticipadas, para comenzar todo de nuevo desde cero. Un caos que dura ya tres años.

Esfera Capital