Facebook Audiomercados Twitter Audiomercados Youtube Audiomercados Linkedin Audiomercados
LOGIN

Login

Email
Password *
Recordarme

Reportajes

Lo que debe saber sobre Gibraltar en las conversaciones sobre el Brexit

España ha amenazado con votar en contra de un acuerdo sobre la retirada de Reino Unido de la Unión Europea si no recibe garantías sobre la disputada península de Gibraltar.

A diferencia del tan discutido tema de evitar una "frontera dura" en la isla de Irlanda, no se ha dicho mucho públicamente sobre Gibraltar durante los tensos meses de conversaciones sobre el Brexit.

¿Por qué un país tan proeuropeo como España ha presentado una objeción en el último minuto, y qué impacto podría tener antes de la cumbre del domingo, cuando los líderes de la UE se reúnen para sellar el acuerdo del Brexit?

La pequeña península, un territorio británico desde 1713 y conocida por sus 30.000 residentes como "the Rock", es un importante objeto de polémica en las relaciones anglo-españolas. España siempre ha reclamado la soberanía sobre "el Peñón".

Gibraltar debe abandonar la UE junto con Reino Unido a finales de marzo, a pesar de que el 96 por ciento de su población votó en el referéndum de 2016 a favor de permanecer en la UE.

¿POR QUÉ ES UN PROBLEMA AHORA PARA MADRID?

La semana pasada, Madrid se había declarado satisfecha con un protocolo sobre Gibraltar, pero ahora dice que hay un problema con la parte principal del texto.

España dice que no tuvo conocimiento hasta hace unos días del artículo 184 del borrador del acuerdo sobre el Brexit, que se refiere a las negociaciones sobre la futura relación entre la UE y Reino Unido, y dice que es ambiguo sobre Gibraltar. 

¿QUÉ QUIERE ESPAÑA?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, dicen que el acuerdo de retirada y una declaración política que lo acompaña deben dejar claro que las negociaciones sobre la futura relación entre Reino Unido y la UE no se aplica a Gibraltar. Madrid quiere garantías de que sólo se pueda decidir sobre el futuro de Gibraltar en conversaciones directas con Reino Unido. 

¿POR QUÉ ES ESO UN PROBLEMA?

La elaboración del acuerdo provisional del Brexit ha llevado un año y medio de conversaciones difíciles. Los Estados de la UE están decididos a no abrir la Caja de Pandora ante la posibilidad de que Reino Unido y otros hagan más solicitudes para modificar el texto.

¿QUÉ DICEN LOS DEMÁS?

Diplomáticos en Bruselas dijeron que pensaban que Sánchez estaba tratando de ganar puntos antes de las elecciones autonómicas de Andalucía del próximo 2 de diciembre. Los diplomáticos dijeron que los líderes podrían resolver la cuestión e instaron a Madrid a no poner en riesgo todo el acuerdo del Brexit.

¿QUÉ PUEDE PASAR AHORA?

Según las normas de la UE, el tratado de retirada se adopta por mayoría cualificada y no por unanimidad, por lo que un solo Estado no puede bloquearlo. Sin embargo, los líderes de los 28 estados miembros menos Reino Unido querrían mostrar unidad en este asunto tan delicado desde el punto de vista político.

La primera ministra británica, Theresa May, viaja a Bruselas el miércoles para tratar de superar este y otros obstáculos pendientes en las conversaciones con el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Habrá más tiras y aflojas diplomáticos, con una reunión de los 27 representantes nacionales de la UE prevista en Bruselas para el jueves y otra de los principales negociadores de los líderes de la UE -o sherpas-, el viernes. Después se celebrará la cumbre del domingo.

Cualquier solución podría referirse al hecho de que en abril de 2017, la UE de 27 dio a la Comisión Europea pautas para las conversaciones sobre el Brexit que decían que ningún acuerdo entre Reino Unido y la UE sobre su relación posterior al Brexit podría aplicarse a Gibraltar sin un acuerdo específico entre Madrid y Londres.

Tumbar a May, primer paso para quienes quieren revertir el Brexit.

Salir o no salir: dos años y medio después de que el Reino Unido votara a favor de salir de la UE, esa sigue siendo la cuestión.

La crisis en el Gobierno de la primera ministra Theresa May por su propuesta de acuerdo de divorcio con la UE ha despertado el interés en la posibilidad de que el Reino Unido pueda cambiar de opinión, es decir, hacer un "regrexit".

En el referéndum del 23 de junio de 2016, 17,4 millones de votantes, el 52 por ciento, respaldaron el Brexit, mientras que 16,1 millones, el 48 por ciento, apostaron por permanecer en el bloque.

No obstante, desde entonces los detractores del Brexit han estado explorando formas de celebrar otra consulta.

May ha dicho repetidamente que no habrá otro referéndum sobre la pertenencia comunitaria y el líder del principal partido de la oposición, Jeremy Corbyn, ha indicado que tampoco está a favor.

Entonces, ¿cuál sería el camino hacia una segunda votación?

1) EL PLAN DE MAY FRACASA

El primer paso, según los que apoyan la nueva consulta, es que el Parlamento rechace el borrador de acuerdo de divorcio presentado por May.

Para dejar la UE en los términos de su acuerdo, May necesita la luz verde del Parlamento.

El tamaño de la rebelión dentro de su Partido Conservador y la ira de sus aliados en el norirlandés Partido Unionista Democrático indican que tendría problemas para aprobar el acuerdo, incluso aunque obtenga un apoyo significativo de los diputados del Partido Laborista.

"Sospecho que llegará al Parlamento y el Parlamento lo rechazará, y una vez que eso suceda, entrará en juego el Voto del Pueblo", dijo Hugo Dixon, vicepresidente de la campaña People’s Vote (Voto del Pueblo), que quiere otro referéndum.

"La negativa a un acuerdo no significa que vayamos a salir sin acuerdo, en absoluto, sino que significa que es altamente probable que vayamos a un Voto del Pueblo con la opción de permanecer en la UE", dijo Dixon. "El escenario de salir sin acuerdo no es probable".

2) CRISIS POLÍTICA DEL REINO UNIDO

El colapso del acuerdo de May empujaría al Reino Unido a una crisis más profunda.

Tres de los cuatro ex primeros ministros británicos aún con vida, John Major, Tony Blair y Gordon Brown, han dicho que un segundo referéndum es la manera de resolver la crisis.

"Todavía creo que es posible que el Brexit se detenga", dijo Blair a Reuters el mes pasado.

El Partido Laborista, principal grupo de la oposición, también dividido sobre el Brexit, ha indicado que su objetivo serán unas elecciones anticipadas si May no logra la aprobación parlamentaria.

Para que haya elecciones, serían necesarios los votos de dos tercios de los 650 diputados en la Cámara de los Comunes.

Otra fórmula sería una moción de censura al Gobierno. Habría después un periodo de gracia de 14 días en el que se tendría que aprobar un decreto de confianza en un nuevo Gobierno.

Si no hay un voto de confianza en ese nuevo Gobierno, entonces se debería celebrar una nueva elección dentro de unos 17 días hábiles, según el Instituto de Gobierno.

Los activistas del Brexit piensan que los laboristas fracasarían en el intento de convocar unas elecciones.

3) EL PARLAMENTO TOMA EL CONTROL

Después de unas hipotéticas semanas de crisis y el fracaso de varias opciones —unas elecciones, un nuevo primer ministro, los intentos de renegociar con la UE—, el Parlamento finalmente exigiría un nuevo referéndum.

No está claro cuál sería el mecanismo exacto, pero una fórmula sería que los diputados voten a favor de una moción destinada a convocar una nueva consulta para salir del estancamiento. Tendría entonces que haber una legislación en la que se establezca la convocatoria.

4) PEDIR TIEMPO A LA UE

La celebración de un referéndum llevaría meses, por lo que haría falta pedir más tiempo a la Unión Europea, ya que actualmente el Reino Unido va camino de abandonarla a las 2300 horas GMT del 29 de marzo de 2019.

Una cuestión clave en este sentido es saber si es posible que el Reino Unido paralice el Artículo 50 del Tratado de Lisboa casi dos años después de que May lo activara.

Como dicha cláusula nunca se ha utilizado antes, hay una amplia variedad de opiniones entre los expertos legales sobre la posibilidad de revertirla.

No obstante, el diplomático británico que redactó la cláusula, John Kerr, ha argumentado repetidamente que se puede revertir. 

Los jueces en el tribunal superior de la Unión Europea celebrarán una audiencia sobre el proceso del Brexit el 27 de noviembre, con el fin de evaluar si Reino Unido puede retirar unilateralmente su decisión de abandonar la UE.

5) ¿QUÉ DICE LA GENTE?

No está claro.

Muchos partidarios del Brexit dicen que la celebración de una nueva consulta empujaría al Reino Unido a su mayor crisis constitucional, y que posiblemente causaría desórdenes públicos. 

Muchas encuestas antes de la votación predijeron incorrectamente que Reino Unido votaría a favor de permanecer en el club al que se unió en 1973. Pero una votación a favor de la salida en un segundo referéndum seguramente significaría que el país tendría que irse.

6) ¿CUÁL SERÍA LA PREGUNTA EN LA PAPELETA?

No está claro, lógicamente. Jo Johnson, hermano menor de Boris, renunció a su cargo en el Gobierno a principios de este mes y pidió otro referéndum.

La pregunta debe ser "si queremos seguir adelante con el Brexit ahora que ya conocemos de verdad el acuerdo disponible; si queremos irnos sin acuerdo; o si preferimos seguir con el acuerdo que ya tenemos en la Unión Europea", dijo Jo Johnson, que es partidario de la permanencia.

Los defensores del Brexit dicen que dos opciones para el Brexit y una a favor de permanecer sería injusto ya que dividiría el voto a favor de la escisión.

7) ¿SE RECUPERARÁ EL AMOR DE LA UE?

La perspectiva de que la quinta economía más grande del mundo vuelva al redil sería sin duda bienvenida por la mayoría de los líderes de la UE.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo esta semana que la UE está preparada para anular el Brexit.

El presidente francés, Emmanuel Macron, por ejemplo, ha sugerido que Reino Unido todavía podría cambiar de opinión.

8) ¿EL REFERÉNDUM INTERMINABLE?

Los opositores a la idea de un segundo referéndum dicen que no resolvería nada, incluso si los votantes decidieran quedarse en la UE.

Los partidarios del Brexit exigirían un tercer referéndum decisivo para resolver la pregunta que ha perseguido al Reino Unido desde que perdió su imperio: ¿debería ir en solitario o asociarse con el proyecto europeo?

May convierte su mandato en supervivencia, debido a la cadena de dimisiones y una posible moción de censura.

La Primera Ministra británica, Theresa May, estuvo luchando por sobrevivir el viernes tras llegar a un acuerdo con la Unión Europea que supuso la dimisión de varios ministros y una moción de censura promovida por los euros escépticos conservadores de su propio partido.

Leer más...

Esfera Capital