Facebook Audiomercados Twitter Audiomercados Youtube Audiomercados Linkedin Audiomercados
LOGIN

Login

Email
Password *
Recordarme

DONALD TRUMP PROPONE UN PLAN DE UN BILLÓN DE DOLARES PARA HACER FRENTE AL CORONAVIRUS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presionará al Congreso y al Senado para que apruebe un paquete de estímulos de un billón de dólares que incluye el pago de un cheque de 1.000 dólares para aquellos ciudadanos que lo soliciten a medida que siguen aumentando el nivel de fallecidos en el país que ya llega a los 100.

A comienzos de la mañana del martes el diario POLITICO  y el Washington Post adelantaban que el secretario del tesoro, Steve Mnuchin, acudiría al Congreso a lo largo del día para negociar un paquete de estímulos valorados en 850.000 millones de dólares para frena el impacto del coronavirus en Estados Unidos que comienza a seguir la estela de Europa y con el cierre de negocios, locales de ocio y paralización de las fábricas para evitar que el virus continúe extendiéndose por el país que ya cuenta con 6.524 casos y 116 muertes, que ha provocado que Apple, McDonald’s o Starbucks anuncien el cierre de sus tiendas durante dure el pico de contagio. También el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades) ha prohibido que haya concentraciones de más de 50 personas siguiendo el camino de Europa.

 

El presidente de Estados Unidos declaró el Estado de Emergencia hace unos días para poder liberar fondos federales que quiere dedicar a estímulos fiscales, como medida complementaria a los recortes tipos de la Reserva Federal que los ha situado en mínimos del año 2008 del 0%-0.25%. El paquete de estímulos que el Tesoro de Estados Unidos estimaba en 850.000 millones de dólares podría dispararse hasta un billón de dólares debido a la intención del objetivo de Donald Trump de cambiar el recorte de impuestos por la emisión de cheques de 1.000 dólares aquellos estadounidenses que hayan perdido su puesto de trabajo por la paralización de la actividad debido al coronavirus, una medida que el ex presidente de EE. UU, George W. Bush, ya intento en el año 2008 en plena crisis.

El objetivo del gobierno Federal es frenar la caída de los mercados y del rendimiento de los bonos, en lo que están siendo las peores semanas desde la crisis del año 2008, las últimas noticias indican que el paquete podría llegar hasta los 1.2 billones de dólares.

No han tardaron en llegar las reacciones de los políticos estadounidenses tanto demócratas como republicanos sobre todo de aquellos estados que se están viendo afectados por el coronavirus que también están barajando tomar medidas como el alcalde de Nueva York, Bill del Blasio, quien indicaba que podría decretar que 8.5 millones de personas se sometiesen a la cuarentena.

 “Es una situación muy difícil que nunca hemos visto antes” declaraba el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

En California el gobernador ha firmado una ley que dedica un total de 1.000 millones de dólares a luchar contra el coronavirus y el de Georgia un total de 100 millones de dólares, sumándose a las ayudas nacionales.

De vuelta en el Capitolio el líder de la mayoría republicana Mitch McDonnell pedía al Congreso y al Senado que aprobase la ley, y el secretario del tesoro, Steve Mnuchin, advertía que el desempleo podría llegar a un 20% en Estados Unidos si el Congreso no llegaba a un acuerdo para aprobar estos estímulos.

Pero este paquete no solo busca ayudar a los estadounidenses sino también a las aerolíneas quienes estiman el rescate en un total de 58.000 millones de dólares, ya que el coronavirus es la mayor amenaza para el sector desde los atentados del 11S en 2001, la industria del turismo y de la aviación es clave en el crecimiento económico de Estados Unidos.

Pese a los estímulos los grandes analistas no creen que haya manera de evitar esta recesión, el mejor escenario base es que durante los meses de julio y agosto es que todo a la normalidad y el peor de los escenarios es que continúe la crisis sanitaria porque haya más casos de coronavirus por lo tanto la recesión podría ser más dura y medidas fiscales podrían ser más necesaria.

Esfera Capital